Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Es necesario que acepte el uso de estas 'cookies' para el correcto funcionamiento de la web. Para más información consulte nuestro Aviso Legal, política de privacidad y política de uso de cookies

Aceptar

Post

Hoz del Río Gritos en Cuenca

14/08/20

Image

Hoz del Río Gritos en Cuenca

Senderismo por la Hoz del Río Gritos y el Yacimiento Arqueológico de Valeria

Cuenca es una provincia plagada de historia y no tenemos nada más que conocer Valeria para darnos cuenta de las grandes civilizaciones que han pasado por ella. La romana, concretamente, fue la que se asentó en lo que hoy en día es uno de los pueblos más bonitos de nuestra provincia y en nuestro blog hablaremos de la ruta de senderismo que puede realizarse en sus hoces para sentir lo que, en su momento, sintieron esa impresionante civilización. Desde abajo, las paredes de la roca caliza que nos abraza se hacen inmensas; desde arriba, el río se convierte en pequeños arroyos, como si en un cuento de hadas estuviéramos. Si algo nos deja esta ruta es admirar la belleza de las hoces, esas hendiduras labradas en los valles por los ríos que crear paisajes encajonados, serpentean y crean caminos tan únicos como el que sentirás cuando camines por la hoz del Río Gritos y que nos guía a través de los páramos de Las Valeras desde Valera de Abajo hasta Valeria, la antigua ciudad romana. Historia y naturaleza han firmado un pacto. 

Comenzamos nuestro sendero en la Ermita de San Cristóbal, en el pueblo de Valera de Abajo, después de cruzar la carretera CM2100 nos metemos de lleno en la hoz del Río Gritos caminando por el margen derecho de la misma. En este tramo nos acompaña la vegetación de ribera, siendo una zona ZEPA, es decir, una zona de Especial Protección para las Aves, porque ahí viven pájaros esteparios tan especiales como el alcabarán, la alondra ricotí o la ortega. En las rocas encontramos que construyen sus nidos aves como la chova piquirroja o el alimoche. En todo el trayecto, cuya distancia final en un recorrido lineal es de 6,7km a paso moderado, nos acompañará la vegetación propia de la zona y nuestro fiel acompañante será el río, el cual nos marcará el camino en todo momento. No disfrutar de la naturaleza es un pecado mortal, como aquel que dice. Ya cerca de Valeria y tras pasar nuestro camino acompañados del río y de impresionantes rocas que se alzan sobre nuestras cabezas, descubrimos el puente romano de un solo ojo y miliario, una señal romana que indica que el pueblo queda a una milla de distancia. Empezamos a subir, pues, la única cuesta que encontraremos en todo nuestro recorrido y en el que hay que estar muy atentos porque, cada pocos metros, nos encontramos con miradores donde podemos observar la inmensidad del paisaje. Buscamos los carteles explicativos pues ellos nos darán pistas de lo que estamos contemplando. Por ejemplo, las señales que dejaron las primeras casas colgadas de Cuenca, que se asomaban al barranco mirando hacia el precipicio de la hoz. Arriba, cuando ya hemos llegado a nuestra meta, nos esperan los restos del antiguo pueblo romano de Valeria: la muralla  y lo que queda de una aljibe que se ha aprovechado como zona de descanso. Al fondo, desde lo alto, vemos las excavaciones de la antigua ciudad romana: Valeria. Fuera del trazado de la ruta, a pocos metros del yacimiento, encontramos el pueblo: Valeria. Imprecindible visitar la iglesia de la Sey, un templo que esconde en su interior columnas romanas y restos visigodos. En este último kilómetro habremos estado en tres Valerias: los restos del viejo poblado en lo alto de la colina, la ciudad romana y el pueblo actual. Aquí, en el pueblo, despedimos el sendero SL- C U 03 mientras recibimos una lección de arte e historia.

Una ruta de senderismo para este verano y para el disfrute de toda la familia. 

Más imágenes


Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image